Estás aquí:

LA TIERRA ES VIVA Y DINÁMICA

Por eso, para el cultivo ecológico, el suelo no debe contener aditivos químicos o sustancias con materiales sintéticos, ya que él mismo se va regenerando. Con la reaparición de su fauna y su flora de forma natural, se crea un suelo biológicamente equilibrado que se protege contra las plagas y la maleza. Esto se traduce en una forma de cultivo beneficiosa para el medio ambiente y una producción completamente natural.