Actualidad

El producto ecológico tiene varias nomenclaturas. Podemos encontrarlos como productos eco, biológicos, bio y orgánicos. Todos estos nombres hacen referencia al mismo tipo de alimento. Mejor dicho, al mismo proceso respetuoso en su producción.

Cuando elijas un producto ecológico, asegúrate de que se haya obtenido de acuerdo a las normas estrictas destinadas a respetar el medio ambiente y bienestar animal.

Hay que tener cuidado y asegurarnos del rigor de su procedencia. Por ello debemos fijarnos en la etiqueta de la Unión Europea que los certifica y nos da todas las garantías de que se han respetado las técnicas y procesos que implica este tipo de agricultura.

Las prácticas permitidas para elaborar productos ecológicos certificados son reguladas por la Unión Europea y las diversas comunidades de los Consejos Reguladores, son los encargados de velar por que estos productos naturales sean vendidos bajo estas etiquetas. Esta normativa se aplica mediante el Reglamento Europeo 834/2007.

¿Qué nos asegura el sello europeo ecológico?

  • Que el método de producción es sostenible y respeta la naturaleza.

  • Que se trata de productos eco controlados una vez al año por los organismos o autoridades para garantizar que se respetan todas las normativas de producción ecológica, sanitaria y de protección del consumidor.

  • Que los animales de ganadería pastan libremente al aire libre y son tratados de acuerdo con las condiciones de bienestar animal.

  • Que en la agricultura orgánica no tienen cabida los alimentos genéticamente modificados.

  • Que existen limitaciones muy estrictas para el uso de productos químicos (pesticidas, medicamentos y antibióticos). Sólo se pueden aplicar a los cultivos productos provenientes de la propia naturaleza, evitando las sustancias químicas o de síntesis.

  • Que no se han utilizado aditivos alimentarios, es decir, sustancias que no sean necesarias.