Son aquellos productos naturales, obtenidos sin el uso de sustancias químicas, que han sido elaborados sin el añadido  de  compuestos  artificiales.  Un método sostenible de cultivo y crianza, mediante el que se consigue un producto respetuoso con el medio ambiente y con el bienestar animal. Si eliges productos ecológicos, estás eligiendo productos honestos, de calidad y con todo el sabor.


La tierra es viva y dinámica. Por eso, para el cultivo ecológico, el suelo no debe contener aditivos químicos o sustancias con materiales sintéticos, ya que él mismo se va regenerando. Con la reaparición de su fauna y su flora de forma natural, se crea un suelo biológicamente equilibrado que se protege contra las plagas y la maleza.


Además de proteger los suelos de cultivo y favorecer su fertilidad, se preserva y regenera el ecosistema y se evita la contaminación del agua y de los acuíferos. Un total respeto por el medio ambiente.


Frutas, verduras, carnes, pescados y otros muchos tipos de productos cuya elaboración cumple las normas básicas provenientes de la agricultura y la ganadería ecológica. Productos como aceites, leche, vino, cervezas, conservas, huevos, mermeladas, yogures y mucho más. Entra en el ‘Catálogo de Productos Eco’, que encontrarás en esta web, y descubre nuestra gran variedad.


Identificar los productos ecológicos es obligatorio. Desde el 1 de julio de 2010, el nuevo logotipo de la Unión Europea garantiza que el producto cumple todos los requisitos establecidos en el Reglamento de agricultura ecológica de la UE.

hoja